miércoles, 17 de junio de 2009

TRUENA EL DIGNO Y HUMILDE PADRE LEO ADAMES



JAMÁS MIS MUGRIENTOS PIES PISARÁN TIERRA USA-NA

Los viajes al norte (“Los Países” –dicen algunos como si mi país no fuera un país) son ilusiones de muchos: nunca fueron ilusiones mías. Jamás lo serán. Los vientos del norte han traído y traen tantas desgracias a los pueblos del sur que, sin alentar odios ni ansias vengativas, por dignidad... con radicalidad, decido: Jamás mis mugrientos pies...

La noticia que reporta el rechazo de la Suprema Corte de Justicia de los EEUU a revisar el caso de los cinco, es el martillazo que remacha mi vieja decisión por orgullo de “oruga de Israel”, ya que sé que mi decisión carece de importancia... ¡Pero es mi decisión!

Desde Septiembre del año 1998 cinco cubanos sufren la arbitrariedad de una estructura judicial injusta (la más injusta del mundo) y, desde el 2000, cuando se descubrió el complot terrorista de asesinar al líder cubano, Fidel Castro en el Paraninfo de la Universidad de Panamá, el gobierno USA-NO maquinó y presionó a su títere, la presidente Mireya Moscoso de Panamá, para que, sin escrúpulos patrióticos mancillara su nación indultando terroristas condenados por la justicia de su país en 2004 durante ella lo gobernó.

“Según cables en Internet, alguien allegado a Colin Pawell comentó confidencialmente que en julio del 2004, el Secretario de Estado le había asegurado que le quitaría la visa a Mireya, al Ministro de Gobierno y Justicia Arnulfo Escalona, al jefe de Policía y de Migración Carlos Barés y a su esposa y al Ministro de Comercio Interior Joaquín Jácome si estos no cumplían la petición de liberar a los cubanos presos en Panamá.” (DEULOFEU, I., “Paraninfo, un magnicidio frustrado”, Pág. 115)

¿Resultados? Cinco luchadores antiterroristas son rechazados en su petición de que la Suprema Corte de Justicia Norteamericana conozca las injustas y arbitrarias condenas que pesan sobre ellos y terroristas confesos y probados en juicios, por el hecho de declarse “luchadores anticatristas”, disfrutan impunemente de la libertad aunque encuevado en su guarida de Miami.

La expresidente Mireya disfrutará de su oro apolillado en su mansión edénica de Miami como gran señora de alcurnia; pero la historia de su país le estrujará en el fondo su conciencia haber deshonrado la dignidad nacional con aquellos indultos de vergüenza.

Los terroristas indultados y los otros culpables de complicidad, andarán, en el lomo de la historia, cabizbajos y enrojecidos por el fuego de su odio y vergüenza que los irá desvaneciendo de la memoria humana: ¡Es mejor así! Pero sólo habría de recordárselos para advertirnos de que monstruos humanos de su calaña no se vuelvan a repetir.

Igual que el injusto gobierno USA-NO presionó manipuladoramente para que la Mireya indultara los terroristas, los pueblos convencidos de que la justicia es posible, hemos de luchar, levantar voces y presionar para que Obama alcance “gloria” liberando a quienes jamás debieron apresar, sentenciar y condenar tan arbitrariamente, a los héroes y paradigmáticos cinco cubanos: Gerardo, Ramón, Antonio, Fernando y René, ojalá mi decisión personal de jamás... aliente su resistencia.

San Francisco de Macorís, 16-06-09

Padre Leonardo Adames
(Sacerdote Católico, Cédula de Identidad Personal: 056-0008771-1)